Revelando estereotipos que NO nos representan. Yolanda Domínguez

descarga (3)¿Nos representan los mensajes que comunicamos? Yolanda Domínguez se pregunta si podemos superar los estereotipos ocultos en las imágenes que creamos y consumimos cada día. Quizá, gracias a una mayor reflexión y consciencia podamos desmontar aquellas ideas que damos por hecho en la comunicación pero que nos hacen ser menos libres y felices como comunidad.

DISFRÚTALO AQUÍ

Anuncios

Día Mundial del Cáncer de Mama

img_lgomez_20171018-195709_imagenes_lv_otras_fuentes_almohadas_corazon-kXmE-U432164237228X6E-992x558@LaVanguardia-WebLa doctora Falo explica a La Vanguardia su utilidad de una forma más técnica: “Es una iniciativa sencilla pero con mucho valor práctico y emocional. Por un lado tiene la utilidad de mantener la extremidad en alto para evitar el limfedema y las complicaciones que pueden derivarse y a su vez es un gesto hacia la mujer que se siente cuidada y comprendida”.

Se trata de un proyecto con una larga trayectoria internacional que se empezó a extender hace unos años en nuestro país. Todo empezó con Janet, una enfermera que fue operada en 2001 en Tennesse (EE.UU.). Como regalo, sus tías le cosieron una almohada para poner debajo del brazo y proporcionarle confort. De este modo, le daba protección de golpes accidentales, mantenía sus músculos más relajados y, como consecuencia, disminuía el dolor. El alivio llegó a ser tal que, tras su operación, la introdujo en su hospital.

LEE EL ARTÍCULO ENTERO AQUÍ

Cómic: “Me lo podrías haber pedido”

me-lo-podrias-haber-pedido-portada--1000x523Me lo podrías haber pedido es un cómic que ilustra la carga y el estrés mental por el que pasan las mujeres al vivir en pareja, debido a que algunos chicos no valoran el trabajo que se hace en el hogar. A estos comportamientos los llamaremos micromachismos, y no son otra cosa que esas acciones y omisiones involuntarias que no ayudan al equilibrio de las tareas domésticas.

 

La autora de las ilustraciones es una francesa llamada Emma Clit, tiene 36 años, es ingeniera informática y se declara feminista. Pasa su tiempo libre ilustrando cosas que le interesan como los comportamientos machistas que aún existen en la sociedad. Con la publicación de su libro espera que el mundo sea un lugar mejor y que tanto los hombres como las mujeres tomen conciencia de sus actos. Te invitamos a ver ejemplos de su trabajo.

PINCHA AQUÍ

Investigación sociológica sobre las personas transexuales y sus experiencias familiares. R. Lucas Platero y Esther Ortega

descarga (2)Actualmente podemos hablar de un aumento de la visibilidad de las personas con identidades de género y sexuales diferentes. En paralelo a esta mayor visibilidad han aumentado el número de estudios e investigaciones centrados en las personas trans. Sin embargo, la mayor parte de las investigaciones sobre lo trans o las personas trans se han centrado tradicionalmente en las cuestiones médicas relacionadas con los procesos de transición. Solo desde fechas muy recientes se ha impulsado la investigación relacionada con otras esferas de la vida de las personas trans.

En este contexto se elabora el presente estudio que trata de arrojar luz sobre uno de los aspectos que ha pasado prácticamente inadvertido hasta fechas muy recientes, que es el referido a la vida familiar. El estudio centra su objeto en analizar quiénes y cómo son las personas trans con hijos e hijas, y cómo son las familias que constituyen, intentando bosquejar los perfiles de personas trans con hijos e hijas y visibilizar sus experiencias familiares.

LO PUEDES LEER   AQUÍ

Niñas y ley, la solución al matrimonio infantil

1507297672_697301_1507297787_noticia_normal_recorte1.jpgDe izquierda a derecha: Josephine (16 años, Malawi), Naydelin (13 años, Guatemala), Estefany (20 años, Guatemala) y Ezelina (23 años, Malawi). Todas ellas son defensoras de los derechos de las niñas. CARLOS ROSILLO

Casi la mitad de las mujeres casadas en Malawi contrajeron matrimonio cuando aún eran niñas. Concretamente, el 46% se enlazaron o fueron forzadas a hacerlo impunemente antes de haber cumplido los 18 años, según datos de Unicef. Hoy, en caso de hacerlo, sus padres y adultos involucrados –normalmente los maridos son mayores– se arriesgan a una elevada multa si obligan o consienten bodas entre menores de edad: una cabra. A veces, es todo lo que tienen para subsistir. Incluso pueden llegar a ser condenados a pagar dos o penados con la cárcel si persisten en mantener su decisión tras la primera multa y el asunto escala de la autoridad local a los juzgados nacionales. Este cambio se debe a la modificación en febrero de 2017 de la Constitución del país, que contenía una laguna jurídica que permitía que los niños entre 15 y 18 se casaran con el consentimiento paterno.

LEE EL ARTÍCULO ENTERO EN PLANETA FUTURO DEL PAIS PINCHANDO   AQUÍ