Sentencia VERGONZOSA

Esta tarde en Madrid hemos salido las mujeres al grito de: “vergüenza”, “no es abuso es violación”, “yo si te creo”, “no estas sola aquí está tu manada”, “las calles de noche también son nuestras” y “sola y borracha quiero volver a casa”.  Estas frases y muchas más se han chillado en la puerta del Ministerio de Justicia.

Muchas hemos asistido a la concentración, no solo en Madrid, si no en otras ciudades del país, indignadas por la sentencia a La Manada. Indignación por como se ha tratado a la víctima, enredada en pericuetos legales, que lo único que han hecho es mostrar a los violadores como simples espectadores de una acción tan violenta como es la violación.

Hoy hemos visto mujeres jóvenes llorar y  hombres que también gritaban dichas consignas, viéndose  reflejados en esta realidad monstruosa donde los atacantes no entienden que si “no digo SI  es  Violación”. Hoy hemos visto la indignación en las calles.

Esperamos que estas protestas sirvan para cambiar esta justicia, donde la mujer que es violada tiene que seguir justificándose. ¡Luchemos por terminar por esta justicia donde se pone de manifiesto las ideas machistas de algunos jueces!

Anuncios

“La manada” y el maná

manada-y-manaAtravesar la distancia entre unos hechos denunciados y la sentencia que los integra en la sociedad es un recorrido complejo, que en el caso de la violencia de género transcurre de manera muy diferente para la mujer que la sufre y para el agresor o agresores que la llevan a cabo. Lo estamos viendo estos días conforme se acerca el momento final en el caso de “la manada”. Y mientras que la “comprensión” hacia los agresores denunciados aumenta y sus argumentos se aceptan sin cuestionar su relato, la palabra de la víctima no para de cuestionarse, y ella misma se ve envuelta en un halo de sospecha para que todo tenga coherencia dentro de los mitos machistas que llevan a culpabilizar a las mujeres de la violencia que sufren, y de la que no sufren al presentarlas como autoras de delitos de denuncia falsa.

TEXTO DE MIGUEL LORENTE, LEELO EN AUTOPSIA

Las Cosas Claras

hola-putero

La pregunta no es si las mujeres tenemos derecho a ser putas. La pregunta es si los hombres tienen derecho a comprarnos. ¡Hola Putero! es la incómoda campaña que nadie se decide a hacer. Incómoda porque pone sobre la mesa la barbarie de un modelo masculino que no debería tener cabida en nuestro mundo. Incómoda porque todos somos parte de esta sociedad que lo permite, mirando hacia otro lado. Incómoda porque es necesaria. No seamos cómplices. ¿Te atreves a compartirla?

TE LO CUENTAN AQUÍ, CUÉNTALO.